Se entiende que las palas comprendidas entre 360 y 400 gramos son las adecuadas para adultos, ya sean hombres o mujeres. Es importante tener en cuenta que lo mejor es jugar con el peso más alto en el que te encuentres cómodo. Cuanta más masa sujete el golpe, menos tendrá que soportar tu brazo.

El nivel de juego es el aspecto personal más importante a examinar. Es directamente proporcional a la velocidad de bola y al peso que la bola trae de nuestro oponente. Cuanto mayor es tu nivel de juego, más tendrás que ir subiendo el peso de tu pala.

Es habitual sufrir lesiones si se disminuye el peso de la pala en el mismo nivel de juego ya que deberás sujetar los golpes siendo el brazo el que sufría la falta de masa que sujetaba las bolas pesadas.

Selecciona una pala que esté bien balanceada y ganarás en control y descanso para tu muñeca. Si el peso está desplazado hacia la cabeza de la pala, ganarás en potencia, pero cuando lleves más de media hora jugando empezarás a notar que ya no ‘tiras’ con la misma fuerza de muñeca y mandarás bolas directas al muro por llegar tarde al punto ideal de impacto con la bola. Puedes sentir sobrecarga en la muñeca.

Si el peso está desplazado hacia el puño, notaras un control fabuloso y si eres jugador de colocación estarás encantado aunque puedes notar que en determinados golpes de sujeción, como la volea, pierdes algo de consistencia, siendo en los momentos bajo presión y con el brazo encogido donde echarás en falta algo más de peso ya que no utilizarás la muñeca con tanta precisión.

Si juegas en zonas húmedas o a nivel del mar en las que la bola se pone ‘pelona’y húmeda, trata de coger más peso, sujetarás mucho mejor la bola y con menos esfuerzo ya que de lo contrario, y con el paso del tiempo, terminarás con sobrecarga en antebrazo y codo.

Si por el contrario juegas habitualmente en zonas altas lejos del nivel del mar puedes seleccionar menor peso en tu pala porque las bolas van mucho más rápidas y ligeras y un peso excesivo puede provocar un descontrol de bola muy apreciable.

Generalizando y con excepciones con arreglo a los puntos anteriores, podemos decir que las mujeres se encontrarán más cómodas jugando en pesos comprendidos entre 360 y 380 gramos, y los hombres entre 375 y 400 gramos.

Los niños entre 5 y 10 años estarán cómodos entre 280 y 340 gramos, siendo importantísimo su nivel de juego y constitución física. En los niños no hay que olvidar que si usa un peso y empuñadura inadecuada es una cuna de lesiones futuras. La articulación de la muñeca de un niño-a no culmina su desarrollo completo hasta la adolescencia.