Hace siete años, se le solicito presupuesto a David Choe, para la realización de unos grafittis para una empresa, llegarón a un acuerdo, y por varios miles de dolares se realizo el trabajo para las oficinas de esta empresa, en el año 2005,en su sede central de Palo Alto (California)

.  Una vez realizado, el presidente de dicha empresa, Sean Parker, le ofreció la posibilidad de cobrar el encargo en efectivo o mediante acciones de la compañía.

Choe afirma que le tentó coger el dinero, nunca se podria imaginar aceptar las acciones,llegando a tachar la oferta de “ridícula y sin sentido”. Pero algo en su interior le instó a aceptar la ridícula oferta, acciones de una empresa de internet, Facebook, y hoy el artista  encabeza la lista de artistas de graffiti más afortunados del mundo.

Hoy está listo para percibir los 200 millones de dólares que valen sus acciones…