Helmut Newton fotografiaba mujeres desnudas en posiciones provocadoras pero muy elegantes; se trata de un ícono de la fotografía de moda.

 

Helmut Newton nació en Berlín en una familia judía adinerada y desde temprana edad mostró interés por el mundo de la fotografía. Siendo muy joven se fue a vivir a Singapur donde tuvo la oportunidad de trabajar como reportero en un diario local y adentrarse en el bajo mundo de la prostitución.

Esto definitivamente marcó la estética que lo caracteriza. La mayoría de su obra son retratos de mujeres rodeadas de una ambientación oscura, un poco sórdida y con pinceladas ocultas de sexualidad, por momentos muy marcadas, a veces sutiles.

Helmut Newton fue un artista nato, con el don y la genialidad en la sangre y sus fotografías siempre causaron polémica; desde las filas feministas se le acusó de “fascista y sexista”. Hoy es considerado un clásico no sólo del mundo de la imagen de moda, sino un maestro básico de la fotografía si estás interesado en este ámbito.

En el álgido periodo de la postguerra Helmut Newton se fue a Londres y ahí comenzó a aprender del mundo de la moda y las pasarelas. Trabajó para revistas como Vogue o Elle y comenzó a ser reconocido en este complejo mundo como fotógrafo de moda.

Sus series eróticas y sus retratos muestran la fortaleza y debilidades del ser humano. En las entrevistas que concedió, siempre se manifestó como un eterno observador. “Mi inspiración viene de lo que veo en el mundo, de la gente, los lugares, las noticias de los periódicos”, afirmaba.

Aunque su fotografía fue denominada, por él mismo, como de extrema realidad, sus modelos eran mujeres hermosas, representaban más un ideal que féminas tangibles.

Helmut Newton falleció en 2004 a los 83 años, en un accidente automovilístico al salir del mítico Hotel Chelsea en Hollywood.