Desprovisto de cualquier característica que pueda impresionar, el teléfono de Jhon, esta a la altura de su concepto, es el teléfono móvil más básico en el mundo. La propia estética ofrece una gran proyección de la simplicidad y practicidad, ya que viene equipado con botones grandes, una aleta de la libreta de direcciones personalizada, una abertura con una pequeña pluma de tinta, y una pequeña pantalla que muestra las llamadas entrantes y salientes. Creado en Ámsterdam, ya está disponible por un precio de $ 100 USD.