La victoria de Novak Djokovic contra Rafael Nadal (5 horas 53 minutos) en la final del Abierto de Australia se convirtió en la final más larga de la historia de los torneos de ‘Grand Slam’, superando el duelo entre Ivan Lendl y Mats Wilander en el Abierto de Estados Unidos del año 1988. Aquel histórico choque se prolongó durante 4 horas y 53 minutos, bastante menos que el antológico duelo presenciado en Melbourne. Rafa Nadal y Djokovic también superaron el récord del partido más largo del Abierto de Australia, hasta ahora una semifinal de 2009 entre el tenista español y su compatriota Fernando Verdasco que duró 5 horas y 14 minutos.