Magma es el agua perfecta para acompañar la mejor cocina. El secreto está en su equilibrada combinación de gas natural y bicarbonato.

Ambos elementos estimulan las papilas gustativas y el sentido del gusto. Preparando a quien la bebe para degustar mejor cualquier comida.

Por eso, forma parte de una gran experiencia gastronómica. Por eso, y por su carácter diferente por naturaleza.

 

Magma de Cabreiroá no es un agua sin gas. A simple vista podrás distinguir en su interior las finas burbujas del gas carbónico natural que desprende el magma terrestre.

Sin embargo, cuando la pruebes apenas sentirás su presencia. Porque Magma tampoco es un agua con gas.

Si quisiéramos clasificarla podríamos decir que es un agua de aguja.