En la final, que se ha disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona, Lima-Mieres, la pareja que eliminó a Fernando Belasteguín y Juan Díaz, los defensores del título, eran los claros favoritos para reemplazar a ‘Bela’ y a su compañero en el trono del pádel mundial.
Sin embargo, nada pudieron hacer ante el despliegue físico de Poggi y la habilidad de Gutiérrez, que hicieron un partido muy completo y dominaron a su rival en todas las facetas del juego.

Los argentinos arrancaron el partido con una ruptura y se llevaron el primer set con claridad (6-2). Y, cuando parecía que cederían el segundo con relativa facilidad (perdían por 3-5), forzaron el desempate con el propósito de finiquitar la final por la vía rápida. Sin embargo, Lima y Mieres exhibieron su mejor repertorio de golpes en el desempate para no dar opción a sus rivales (3-7) y forzar la tercera y definitiva manga. En el tercer set volvió a emerger el mejor juego de los argentinos para imponerse de nuevo por un rotundo 6-2 y coronarse entre los grandes.